sábado, 20 de marzo de 2010

La sensación

He tenido una sensación que dura sólo un momento, es instantánea, inesperada y sublime. Estoy convencida que esa es la sensación que los poetas describen como la completa felicidad. Yo la he sentido sólo unas cuantas veces y cuando menos lo espero.

Llegó un día de manera sorpresiva y placentera mientras esperaba que cambiara el semáforo, en otra ocasión mientras veía a través de la ventana de mi antigua oficina, aquella vez sumergida en el mar mientras sus brazos rodeaban mi cintura o mientras corrían los títulos de aquella película.

Es sólo un instante en donde todo parece estar bien, en donde me siento plena y en armonía con la vida, mi mente se pone en blanco y sólo puedo tener esa sensación. Es una especie de orgasmo emocional que lo detiene todo, que lo resuelve todo, pero es sólo un instante, un disparo fotográfico, un suspiro, una exhalación y después todo vuelve a ser como antes.

Vivo a la espera de que la sensación llegue un día y me capture completamente desprevenida, para sentirla, palparla y disfrutarla aunque sepa que después se irá así como llegó, sin avisar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada